Boas
     
Imagen
 
Boas | Boas anacondas
 
Boas
   
 
Boas nacidas en cautividad
La boa Constrictora
La boa constrictora no es, ni mucho menos, tan grande como la anaconda, y en contraste con la anaconda, la cual es de un color verde desvaído y negruzco, la boa es una hermosa serpiente. Con un tamaño que oscila entre los tres y los cinco metros de largo, la boa es de color canela, pardo oscuro o negro; los mismos colores de los troncos o de las ramas de los árboles por los que se desliza. La boa es, ordinariamente, una serpiente mansa, a diferencia de la irritable anaconda. No obstante, ambas tienen mucho en común: son constrictoras y no venenosas; ambas pueden estar dentro de] agua y son buenas nadadoras (aunque la boa prefiere permanecer en tierra). La boa, como la anaconda, posee un ligamento elástico en los maxilares que le permite devorar animales mayores que el diámetro de su garganta. Puede vivir durante meses sin alimentarse. Ambas serpientes se preocupan de que sus hijos sobrevivan, después de nacidos.
La boa es un animal nocturno y está capacitada para cazar, en caso de necesidad, con luz muy tenue. Sus ojos tienen pupilas semejantes a las de los gatos y sus labios poseen detectores térmicos que la ayudan a localizar animales de sangre caliente. La boa constrictora, la segunda en tamaño de América, se domestica con bastante facilidad
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
Imagen
imagen
imagen